Las familias, Dª Esperanza, son absolutamente competentes para diferenciar un buen proyecto de un proyecto que no existe

Esperanza García

D. G. DE FAMILIA, INFANCIA, EDUCACIÓN Y JUVENTUD Ayuntamiento de Madrid

A la atención de Dª Esperanza García García

Nuestro escrito está en relación a las afirmaciones que usted realizó como respuesta a la pregunta nº 2014/8000936 formulada por la concejala doña María Cristina Chamorro Muñoz, del Grupo Municipal de Unión Progreso y Democracia, interesándose por conocer, una vez concluido el proceso de licitación de la gestión de 18 Escuelas infantiles de titularidad municipal, “si la Delegada del Área considera que con el precio final de adjudicación, y el actual periodo de ejecución del contrato, es posible mantener la calidad del proyecto educativo hasta ahora existente, en estas escuelas”.

En primer lugar, nos parece que decir que “las escuelas están funcionando con absoluta normalidad” es una afirmación que nos hace dudar si usted conoce lo que es una escuela funcionando con normalidad. Quizá no haya tenido la oportunidad de hacerlo. Nos preguntamos si es “funcionar con normalidad” que las educadoras hayan sido contratadas el día anterior al inicio de la actividad con los niños y niñas, sin el trabajo previo del equipo para preparar la acogida de las criaturas y sus familias; o si es “funcionar con normalidad” que las aulas estuvieran vacías, sin recursos para que los niños y niñas pudieran encontrar estímulos para desarrollar su propia acción; o si es “funcionar con normalidad” que hayan sido las familias las que tuvieran que llevar “juguetes” de sus casas para que los niños pudiesen jugar. ¿Cómo es posible que unas empresas que han presentado una Propuesta Pedagógica en la que se debe incluir el apartado ESPACIOS Y MATERIALES para el desarrollo de la misma, hayan ganado la gestión de los centros y no se les exija que pongan en práctica su proyecto, y se permita que sean las familias, sin criterio pedagógico, las que doten de material a las aulas? Esta situación puede estar reflejando que estas empresas en realidad no tienen un proyecto educativo porque, en su sentido estricto, el material didáctico debe ser un intermediario entre los niños y el aprendizaje y tiene que estar seleccionado por el equipo educativo en función del proyecto que van a desarrollar.

Y podemos seguir preguntándonos ¿es un funcionamiento normal que las educadoras no tengan tiempo para reunirse con cada familia para hablar del proceso de sus hijos? ¿Es un funcionamiento normal que en la alimentación no se respeten las opciones religiosas de las familias y los niños y niñas no tengan el menú adecuado? ¿Es un funcionamiento normal que las familias no tengan acceso al Proyecto Educativo que van a vivir sus hijos? ¿Es un funcionamiento normal que algunas AMPAS tengan dificultad para reunirse en la escuela? ¿Es un funcionamiento normal que las empresas, teniendo cocina, contraten un catering?

DESDE EL PUNTO DE VISTA DE PROFESIONALES que conocemos la etapa, que llevamos trabajando en escuelas infantiles públicas al menos 20 años, decimos ROTUNDAMENTE QUE NO es un funcionamiento NORMAL.

Se están cumpliendo los peores pronósticos, todos los temores que expresamos en las reuniones mantenidas con usted y Eloisa García, en las que la negación fue su única defensa. Es una realidad de la que ustedes, en el Área de la que son responsables, están plenamente informadas debido a las numerosas reclamaciones y escritos que han presentado las familias. Sin embargo, Su actitud parece ser la misma que nos demostró en su momento: la NEGACIÓN de lo evidente, y la búsqueda de CULPABLES ajenos a Su responsabilidad: las familias, las cooperativas,…

La realidad es que cuando se recortan tanto los presupuestos para educación, se recorta irremediablemente la calidad de los centros.

La siguiente argumentación que utilizó usted para justificar el desastre en el que se encuentran las escuelas profundiza lo que decíamos anteriormente: buscar culpables. “La situación actual de protesta de algunos padres parece más bien una situación orquestada por las propias cooperativas que han perdido la adjudicación”. Esta afirmación que usted hizo nos parece una falta de respeto al trabajo que las cooperativas hemos realizado a lo largo de estos años gestionando las escuelas de manera impecable.

Además, pensar que las familias se dejan “manipular por las cooperativas” es tener un concepto muy pobre del criterio de las familias para defender un buen planteamiento educativo para sus hijos e hijas. Las familias, Dª Esperanza, son absolutamente competentes para diferenciar un buen proyecto de un proyecto que no existe; para diferenciar una escuela abierta, inclusiva, acogedora, con buenas prácticas educativas para sus hijos e hijas, con unos espacios adecuados y bien organizados, de una escuela que se ha convertido en una guardería, vacía, sin línea educativa, sin trabajo de equipo, sin coherencia, que es, como usted sabe, como están actualmente los centros que perdimos las cooperativas.

Desde las cooperativas, al menos la nuestra, seguiremos defendiendo una educación infantil de calidad. Seguiremos defendiendo el derecho a la educación de los niños y niñas desde que nacen. Seguiremos defendiendo un modelo educativo que ofrezca a los niños un acompañamiento de calidad en estos primeros años que son los más importantes de su vida y lo seguiremos haciendo mientras consideremos que la respuesta desde la administración, sea del color que sea, no esté respondiendo de manera adecuada a las necesidades educativas de la Primera Infancia. Pero SIEMPRE, como hemos hecho hasta ahora, respetando a las FAMILIAS, y, por supuesto, las opciones que han decidido tomar, porque ellas son las que mejor conocen a sus hijos e hijas y el planteamiento educativo que quieren para ellos.

Justificar el abandono de las escuelas por parte de muchas familias (escuelas siempre llenas y con una gran lista de espera, y ahora con plazas libres), sembrando las sospechas, difamando a las cooperativas que hemos sido expulsadas de la subasta de las escuelas infantiles por unas empresas que quieren hacer negocio, nos parece un ataque a la dignidad del trabajo que hemos realizado de manera muy profesional y comprometida con la Infancia. Todos sabemos que la primera responsable de la situación actual de las escuelas es la Administración, la Autonómica y la Municipal, el Área que usted preside.

Como última cuestión, queremos aclarar que nuestra cooperativa dejó completo el inventario de la escuela, comprando los materiales que se habían estropeado por el uso, como por ejemplo el material del patio y algunos juegos. Testigo de ello fueron los técnicos de la Junta que vinieron a la entrega de llaves. Nos preguntamos qué ha pasado con ese material… ¿la empresa se los ha llevado a otras escuelas que gestiona? Nosotros conservamos el inventario firmado por los técnicos de la Junta del Distrito de Retiro. El material que Nuevo Proyecto Educativo Val, S. Coop. se ha llevado ha sido EXCLUSIVAMENTE el que se ha ido adquiriendo a lo largo de los diez años de gestión. Porque nosotros sí hemos tenido siempre un proyecto que desarrollar, mejorado cada año a través de la formación continua, que nos ha llevado a tener que invertir en material didáctico, quitándolo de otras partidas como, por ejemplo, la subida de sueldos.

Pero parece que este punto del material didáctico también ha cambiado: ahora es el Ayuntamiento el que dota a las escuelas con material extraordinario, cuando a lo largo de los diez años que hemos tenido la oportunidad de gestionar la escuela infantil Las Nubes nunca hemos tenido ninguna dotación extraordinaria. ¿Significa esto que el Ayuntamiento quiere acallar las protestas de las familias con esta decisión? ¿O es que entiende el Ayuntamiento que las rebajas que han hecho las empresas no les permiten invertir en material? ¿Significa que el Ayuntamiento, con esta decisión, está tratando de solventar una situación que es irremediable, porque abaratar costes ha supuesto desmantelar una red pública de escuelas municipales, que en un momento fueron referentes?

Un saludo

Pilar García Sanz

NUEVO PROYECTO EDUCATIVO VAL, S. COOP.

Anuncios

Un comentario en “Las familias, Dª Esperanza, son absolutamente competentes para diferenciar un buen proyecto de un proyecto que no existe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s