La subasta de la educación infantil – El Mundo

Artículo de MARIANO GASPARET para El Mundo.

La modificación de los pliegos de condiciones en los que prima la propuesta económica sobre el proyecto educativo, la no incorporación de la cláusula de subrogación del personal e incluso el propio convenio de referencia del sector, ha dejado la gestión de los centros de infantil en manos de empresas que nada tenían que ver con la educación. Es decir, en la última legislatura a más de 5.000 niños madrileños se les ha cambiado el equipo educativo de referencia, prevaleciendo el beneficio de grandes empresas.

El cambio se produjo en el curso 08-09, cuando los decretos relativos a los requisitos mínimos de los centros marcaron una diferencia clara entre el primero (0 a 3 años) y el segundo ciclo (3 a 6 años) de educación infantil.

«La diferencia es conceptual -explica Lola garcía-. Si consideramos la educación de 0 a 3 años como la primera etapa del proceso educativo le damos una relevancia ajustada a su importancia. Si en lugar de valorar esta primera etapa como crucial, la valoramos desde una perspectiva meramente asistencial, lo que primamos es que el niño esté atendido pero olvidamos su educación».

Este cambio de criterio, que marcaría la diferencia entre una escuela y una guardería, enerva a los profesionales del sector. Amelia Tenorio explica que «el porblema es que al competir por el proyecto económico se hacen rebajas temerarias que tienen efectos nefastos no sólo sobre la calidad de los equipos docentes, sino también sobre el resto de servicios, desde la limpieza a la calidad de la comida o el material pedagógico. Se abaratan las plantillas, se pone a limpiarv a los educadores y quienes tinene más experiencia y pueden irse acaban haciéndolo. El problema es que los padres desconocen esta realidad». Su colega Lola García tiene la misma opinión: «En las familias españolas hay una cultura muy arraigada del cuidado a la infancia, pero no sobre la importancia que tiene la educación en etapas tempranas».

La valoración de los criterios asistenciales por encima de los formativos habría abierto la puerta del sector a grandes empresas de servicios. La subvención del acceso a guarderías privadas mediante el chequ-ebebé (34 millones en el Presupuesto de 2014) habría terminado de poner contra las cuerdas a las empresas decanas de la educación infantil en en gestión indirecta o concertada.

Así también lo creen los sindicatos, desde donde se viene advirtiendo además de que con el actual modelo «está disminuyendo el porcentaje de escolarización en niños y niñas menores de seis años; se está produciendo una escolarización desigual en función del nivel socioeconómico de las familias;se produce una pérdida progresiva de la calidad educativa; y se acelera la privatización del sector».

Carlos es uno de los padres que el año pasado se opusieron al cambio del proyecto educativo en la escuela pública infantil Las Nubes. Tras darse contra el muro de las administración constituyó la cooperativa No me bajo de las nubes junto a otros padres y educadores. «El problema es que matriculabas a tus hijos y no sabías quién le iba a dar clase de un año a otro. La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid han apoyado tanto la escuela privada que ahora mismo optar por la pública es casi una cuestión de militancia. Las consecuencias de este modelo han sido desastrosas en todos los sentidos».

#nomebajodelasnubes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s