Madrid, 5 de Mayo de 2016.

René Magritte - La Victoire, 1939

René Magritte – La Victoire

Estamos viviendo semanas de cambios ante el destrozo de la gestión Madrileña en las escuelas infantiles que arrastramos desde estos últimos años, tantos cambios que estaría bien hacer un histórico sobre la situación de las escuelas infantiles hasta la fecha que intentaremos crear en próximas publicaciones. Pero ante la confusión de tanto titular contradictorio ( que evidencia la lucha de poderes que malogran la educación en nuestro país) Vamos a resumir como están las cosas a día de hoy.

 

Actualmente las licitaciones marcadas por el convenio con la Comunidad de Madrid nos obligan a que un 35% del baremo de adjudicación valore la propuesta económica, con el agravante de que la propuesta más barata se lleva 35 puntos íntegros.
Esta situación ha derivado en que las grandes licitadoras que pueden ofrecer precios más bajos obtengan la licitación de las escuelas que anteriormente eran gestionadas por empresas o cooperativas específicamente educativas.
La decisión de generar una red municipal propia de Escuelas Infantiles nos permitirá aplicar, de cara al curso 2017 – 2018 criterios de baremación exclusivamente pedagógicos, objetivables según marca la Ley de Contratación Pública, pero no económicos. Las licitaciones saldrán con un precio fijo.

Sigue leyendo

Anuncios

Los BEBÉS piden respeto ( EL PAIS)

Artículo de Marta Nieto para EL PAÍS  (Extra-Colegios)  13-Marzo-2016

bebés-piden-respeto-escuelas-infantiles

La educadora deja de ser el centro del aula, es una guía, acompaña el proceso natural del aprendizaje.

Sin gritos y sin prisas, sin obligaciones, pero con guía, cariño y dedicación. Así son las escuelas que buscan para sus bebés los padres más conciencias. Y cada vez son más los que desean otra forma de educar para el periodo 0-3 años. ( debería aunar 3 a 6 años también) Una etapa no obligatoria pero de gran importancia en el desarrollo futuro. “Hay familias jóvenes a las que no les vale cualquier cosa. Van buscando algo que respete el desarrollo natural de los niños. Y, sobretodo, no quieren lo que tuvieron ellos”, comenta Pilar García Sanz, directora de la escuela infantil LOS 100 LENGUAJES, una cooperativa privada de Arganzuela.

“Las familias ahora tienen los hijos de manera más consciente y eso hace que se interesen más por la educación que quieren para ellos” Prosigue García Sanz. “Y buscan alternativas de más libertad y autonomía, no en el hacer, si no en el pensar”. “la gente cada vez tiene más cultura y está más informada. Y dan mucha importancia a una crianza respetuosa”, Opina Diana Pérez, directora de la escuela infantil Patas Arriba, en Rivas-Vaciamadrid. Las redes sociales e Internet, con madres bloqueas, han contribuido a difundir este tipo de educación.

Montessori, Waldorf, Reggio Emilia, Pickler… , distintos métodos que inciden en la autonomía del niño y que está en boga. Ahora también para 0-3 años. Aunque no exista ninguna escuela pública infantil que lleve el nombre de alguna de estas pedagogía, si que se aplican en mayor o menor medida.

Sigue leyendo

El congreso de los diputados es un bebé más humano

Esto es un ejemplo de como las instituciones pueden ser un bebé más humanas, que se tengan en cuenta a los niños, las niñas y las familias es algo básico e ineludible en las decisiones del gobierno sobre las vidas de las personas. Sin mirar para otro lado.

Los niños, niñas, madres, padres,…. son lo primero.

Es indiscutible.

bescansa_bebe_congreso22

#nomebajodelasnubes #CarolinaBescansa #LiciaRonzulli #YolandaPineda

#losniñossonloprimero

 

Para reducir costes, los profesores se encargan de la limpieza. – elDiario.es

La mala gestión de Ana Botella en una guardería municipal acaba con los profesores haciendo de limpiadores

La dirigía con éxito una cooperativa de docentes hasta el año pasado, pero el Ayuntamiento la sacó a concurso para ahorrar Ahora, la empresa que se hizo con la gestión de La Caracola rechaza renovar el contrato porque las cuentas no le salen

leer Art. de Laura Galaup  En eldiario.es

La empresa adjudicataria de La Caracola, una escuela infantil situada en el norte de la capital, ha rechazado renovar el contrato firmado con el Consistorio para el próximo curso porque “las cuentas no le cuadran”. Los padres denuncian que durante este curso los recortes en material se han repetido y que para cuadrar las cuentas, las profesoras son las encargadas de limpiar el aula una vez han terminado las clases. 

El curso pasado, la cooperativa de profesores que llevaba 24 años dirigiendo la escuela, El Globo Rojo, perdió su gestión después de que el Ayuntamiento de Madrid sacase a concurso 18 centros educativos infantiles. En esta subasta el Consistorio premió a las empresas que realizaban las ofertas económicas más bajas en detrimento de las sociedades que ofrecían un proyecto educativo mejor valorado. 

La empresa que ganó el concurso de La Caracola fue Javier Moreno Ramírez SLNE. Desde su entrada en la escuela el AMPA ha denunciado que los recortes de presupuesto se han ido repitiendo, sus portavoces señalan que la dirección ha intentado reducir el material que utilizan los alumnos en clase.

Además, explican que los recortes afectan directamente a las docentes. “A principio de curso vimos que dentro del equipo no había personal de limpieza. Cuando no hay niños, las educadoras se ponen a limpiar sus aulas y la cocinera se encarga de las zonas comunes”, apunta Nuria (nombre ficticio), madre de una de las alumnas que también llevó a su hija mayor a este centro educativo.

No van a renovar el contrato

En marzo el equipo directivo comunicó a los padres que no iban a seguir gestionando la escuela el próximo curso porque la empresa ha perdido dinero durante este año. “Nos explicaron que con el presupuesto pactado no es rentable. Por eso cuando salga otra vez a concurso harán una oferta superior”, señala Nuria. A los miembros del AMPA no les ha pillado por sorpresa esta decisión. “La oferta que presentó Javier Moreno supuso una baja temeraria y, durante la subasta, pensábamos que iba a ser rechazada”, continúa. “El dueño de la empresa hizo las cuentas planeando que iba a tener todas las aulas llenas y no ha sido así. En noviembre ha tenido que cerrar una de las clases de 2-3 años por escasez de estudiantes”, añade Cristina, que también pertenece a la asociación.
Sigue leyendo

La subasta de la educación infantil – El Mundo

Artículo de MARIANO GASPARET para El Mundo.

La modificación de los pliegos de condiciones en los que prima la propuesta económica sobre el proyecto educativo, la no incorporación de la cláusula de subrogación del personal e incluso el propio convenio de referencia del sector, ha dejado la gestión de los centros de infantil en manos de empresas que nada tenían que ver con la educación. Es decir, en la última legislatura a más de 5.000 niños madrileños se les ha cambiado el equipo educativo de referencia, prevaleciendo el beneficio de grandes empresas.

El cambio se produjo en el curso 08-09, cuando los decretos relativos a los requisitos mínimos de los centros marcaron una diferencia clara entre el primero (0 a 3 años) y el segundo ciclo (3 a 6 años) de educación infantil.

«La diferencia es conceptual -explica Lola garcía-. Si consideramos la educación de 0 a 3 años como la primera etapa del proceso educativo le damos una relevancia ajustada a su importancia. Si en lugar de valorar esta primera etapa como crucial, la valoramos desde una perspectiva meramente asistencial, lo que primamos es que el niño esté atendido pero olvidamos su educación».

Este cambio de criterio, que marcaría la diferencia entre una escuela y una guardería, enerva a los profesionales del sector. Amelia Tenorio explica que «el porblema es que al competir por el proyecto económico se hacen rebajas temerarias que tienen efectos nefastos no sólo sobre la calidad de los equipos docentes, sino también sobre el resto de servicios, desde la limpieza a la calidad de la comida o el material pedagógico. Se abaratan las plantillas, se pone a limpiarv a los educadores y quienes tinene más experiencia y pueden irse acaban haciéndolo. El problema es que los padres desconocen esta realidad». Su colega Lola García tiene la misma opinión: «En las familias españolas hay una cultura muy arraigada del cuidado a la infancia, pero no sobre la importancia que tiene la educación en etapas tempranas».

La valoración de los criterios asistenciales por encima de los formativos habría abierto la puerta del sector a grandes empresas de servicios. La subvención del acceso a guarderías privadas mediante el chequ-ebebé (34 millones en el Presupuesto de 2014) habría terminado de poner contra las cuerdas a las empresas decanas de la educación infantil en en gestión indirecta o concertada.

Así también lo creen los sindicatos, desde donde se viene advirtiendo además de que con el actual modelo «está disminuyendo el porcentaje de escolarización en niños y niñas menores de seis años; se está produciendo una escolarización desigual en función del nivel socioeconómico de las familias;se produce una pérdida progresiva de la calidad educativa; y se acelera la privatización del sector».

Carlos es uno de los padres que el año pasado se opusieron al cambio del proyecto educativo en la escuela pública infantil Las Nubes. Tras darse contra el muro de las administración constituyó la cooperativa No me bajo de las nubes junto a otros padres y educadores. «El problema es que matriculabas a tus hijos y no sabías quién le iba a dar clase de un año a otro. La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid han apoyado tanto la escuela privada que ahora mismo optar por la pública es casi una cuestión de militancia. Las consecuencias de este modelo han sido desastrosas en todos los sentidos».

#nomebajodelasnubes

El cheque guardería del Gobierno de Madrid blinda ingresos a las escuelas privadas a fondo perdido – eldiario.es

Art. de Sofía Pérez Mendoza. pincha aquí para leer en elDiario.es

EscuelaRegistradora02-conlosniñosnosecomerciaEl sistema de subvenciones a guarderías privadas montado por la Comunidad de Madrid garantiza ingresos a estos centros aunque luego no se atienda a los bebés matriculados. El Ejecutivo pide una reserva de plaza para atender la petición de beca denominada cheque guardería. Una reserva que lleva implícita el pago de una cantidad de dinero a esas escuelas y que no se recupera si finalmente el pequeño accede al sistema público. Madrid decide quién tiene plaza pública después de cerrar el plazo para solicitar las ayudas.

Jorge y María (nombres ficticios) son de esos padres precavidos. Su hijo nacerá en unos días y ya cuentan con un plan B en el caso de que no les concedan una de las 14 plazas que ha ofertado para el próximo curso la escuela infantil pública de su barrio, en Madrid. Se trata de matricular al bebé en un centro privado previo pago de una cuota para mantener esa plaza reservada, un dinero que no se devuelve si finalmente el niño logra entrar en la pública.

Este juego tiene mucho que ver con los plazos establecidos por la Comunidad de Madrid para, por un lado, solicitar plaza en la pública y, por otro, pedir el cheque guardería, una ayuda de 100 o 160 euros mensuales –según ciertos baremos– a la que pueden tener acceso los padres y madres que matriculen a sus hijos en una escuela privada para niños de 0 a 3 años.

La lista provisional de admitidos en las escuelas públicas de Madrid se conoce solo dos días después (15 de abril) de finalizar el plazo para solicitar la ayuda en la privada (13 de abril) y numerosas familias, dada la escasez de plazas en muchos distritos, prefieren no jugársela, aun a riesgo de que el coste de la matriculación privada caiga en saco roto. Porque para tramitar la petición del cheque guardería es requisito imprescindible que los niños y niñas estén matriculados o tengan reserva de plaza en un centro no sostenido con fondos públicos.

Sigue leyendo

Enlace

La factura del ahorro en escuelas infantiles públicas: aulas vacías… – eldiario.es

Una de las aulas de la escuela infantil Las Nubes, en el distrito Retiro (Madrid).

Una de las aulas de la escuela infantil Las Nubes, en el distrito Retiro (Madrid).

Leer en eldiario.es 

Sin juguetes, sin materiales y hasta sin tronas. Así han empezado el curso los niños y niñas de la Escuela Infantil El Lirón, en el distrito de Moratalaz (Madrid). El centro, hasta agosto gestionado por una cooperativa de educadoras, pasó en verano a manos de Arci Nature –una empresa de servicios– tras obtener la concesión del Ayuntamiento de Madrid, que sacó a concurso ocho escuelas infantiles de la capital. No ganó en proyecto educativo, pero ofrecía el servicio por un presupuesto más bajo.

“Es intolerable que abran una escuela sin tenerla preparada. Me da la sensación de que estoy llevando a mi hija a un edificio para que la guarden”, denuncia Marta Borja, presidenta del AMPA de la escuela. Su hija está en uno de los grupos de 2-3 y, asegura, en su clase no hay más que “cuatro muñecos y unos pocos juguetes de plástico”. Las aulas, antes coloridas y estimulantes para los más pequeños, están ahora desangeladas, vacías. Solo queda el mobiliario más básico: sillas, mesas y armarios. Ni siquiera, afirman las familias, hay tronas para los bebés, lo que ha ocasionado ya algún susto. “Hace pocos días un bebé de nueve meses se cayó de una silla mientras comía. No podemos entender que haya arrancado el curso sin algo tan básico para los pequeños como unas tronas para comer”, explica Borja.

eldiario.es ha intentado sin éxito ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Madrid para saber si tiene conocimiento de esta situación y, en consecuencia, pretende destinar alguna partida a cubrir las carencias que denuncian las familias. Sigue leyendo