Mi hijo no ha sido admitido en la escuela pública. ¿Y ahora qué hago?

Leer aquí en YOROKOBU 

Educación por Raúl Arias

ilustración: Raúl Arias

Mi hijo tiene 3 años y no tiene colegio. Solicité cuatro centros del barrio y ninguno lo ha aceptado. Hoy se abre el periodo de matriculación, y nosotros no tenemos dónde. Hay muchos niños más sin escuela en Madrid. Según CCOO, en esta ciudad, hay 16.000 solicitudes sin atender de menores de varias edades.

La pesadilla empezó en las jornadas de puertas abiertas de los colegios.Aquellas sesiones ya auguraban un final poco feliz viendo la cantidad de padres y madres que acudíamos para tan pocas plazas. Lo que vino después fue un periplo de lista en lista, de reclamaciones en el registro, de mails sin contestar, de teléfonos apagados y de asépticos SMS de la Comunidad de Madrid comunicando la mala noticia (de estos colecciono cuatro): NO ADMITIDO. Consulte Centro/Portal Escolar.

Nunca antes un mensaje había causado tanta angustia. Escribo esto en mi segunda visita al SAE. Para los que tengan la suerte de no saber lo que significan estas siglas, aclaro: es el Servicio de Ayuda a la Escolarización. En Madrid hay seis y cada uno de ellos agrupa varios distritos. Ellos escolarizan. En esta fase del proceso, en la que ya se han repartido las plazas que había, acudimos a él los excluidos del sistema educativo. Y aquí estamos. Esperando. Escolarizar es sinónimo de esperar. Al menos, en Madrid.
He llegado a las nueve de la mañana. Dos horas y media después, me pregunto qué coño hago aquí. Una tía borde trata de gestionar la frustración de todos, pero nadie levanta la voz, ni siquiera parecen enfadados. Yo tengo ganas de llorar todo el rato y no entiendo por qué el resto no llora conmigo. Que no tenemos colegio, oiga, que no tenemos. ¿Cómo nos resignamos así de rápido?

Sigue leyendo

Anuncios