¿Qué lugar para los niños y los adolescentes hoy?

Celeste Stecco. para la Mesa Redonda “La infancia y la adolescencia, su lugar en el barrio, en la sociedad y en el mundo”

Me conmueve estar hoy hablando aquí. Quiero agradecer a la actual Junta de nuestro distrito el acto de darnos la palabra. Como parte de No me bajo de las nubes, poder participar en esta mesa redonda tiene toda su importancia. Que las personas que componen la nueva junta nos den un lugar para hablar y quieran escucharnos es una muestra de que hay cosas que pueden cambiar.

La jornada de hoy es una muestra de ello, el hecho de que los niños, las niñas, los adolescentes y sus familias hayan sido invitados a participar de este gran acto que intenta poner de relieve algo fundamental: la consideración de los niños y adolescentes como sujetos de pleno derecho; y que en la organización de esta jornada se haya dado la palabra a los distintos colectivos de nuestros barrios que luchan cada día porque esto se cumpla.

IMG-20151121-WA0008A partir de 1989 España está obligada a cumplir los derechos universales del niño (menores de 18 años). Que exista esa obligación, no garantiza que esto se cumpla. Esto fue mostrado por el informe que el Comité de los Derechos del Niño realizó en el Estado español en el año 2011, en el que señaló el alto nivel de pobreza infantil, la baja dotación de recursos y servicios para la infancia, la deficiente coordinación entre los distintos niveles de la administración pública y los altos niveles de fracaso y abandono escolar. Podemos pensar que algo pasa con el cumplimiento de los derechos universales de la infancia en nuestro país.

Estamos viviendo en un mundo muy complejo, es un momento muy delicado en el que asistimos día a día a las consecuencias que tienen sobre las personas el que se ponga a la política a trabajar a favor de los mercados. Números vacíos y personas que sufren.
Sigue leyendo

Anuncios

“La infancia y la adolescencia, su lugar en el barrio, en la sociedad y en el mundo”

Programa-MESA-REDONDA

Enmarcada en la celebración del Día de los derechos de la infancia en Retiro, la mesa redonda:

“INFANCIA Y ADOLESCENCIA: SU LUGAR EN EL BARRIO, EN LA CIUDAD, EN LA SOCIEDAD.”

Contará con tres ponentes de lujo, que nos ayudarán a entender de qué hablamos cuando decimos niño, niña o adolescente. Qué lugar les damos en este momento de nuestra historia tanto a nivel educativo como social y cultural y qué lugar , desde el respeto a sus derechos y la participación democrática , deberían ocupar en nuestros barrios y ciudades.

Ponentes:

Celeste Stecco. Psicoanalista. Miembro de la Escuela Lacaniana de psicoanálisis. Autora de diversos artículos publicados en revistas de psicoanálisis.

Pepa Alcrudo. Maestra de Educación Infantil. Miembro del Colectivo Infancia. Es coautora del informe ” La educación infantil en España” y de otros estudios sobre la primera infancia.

Lourdes Gaitán. Doctora en sociología. Miembro del GSIA (Grupo de Sociología de la infancia y la adolescencia). Autora de varios libros, entre ellos: “De menores a protagonistas”, “Ciudadanía y derechos de participación de los niños”

Modera: Irene Pérez. Técnico en proyectos de desarrollo social en la ONG Médicos del Mundo.

#nomebajodelasnubes

Cita

Pequeños ciudadanos del mañana.

niñosyniñas-madrid-nomebjaodelasnubesEcho de menos otro Madrid, porque Madrid no es solamente lo que vemos, respiramos, escuchamos. Madrid es también aquello que nos ocultan, lo que no nos dejan respirar, lo que nos silencian.

Echo de menos una ciudad en la que todos los niños y las niñas tengan las mismas oportunidades de crecer felices y de encontrar el lugar en el mundo que les pertenece.

Una ciudad en las que todos los niños y las niñas tienen derecho a una educación infantil pública de calidad.

Echo de menos una ciudad que no arrincone a los niños, sino que les dedique espacios y plazas que les permitan jugar y aprender con otros y otras niñas.

Echo de menos una ciudad que crea escuelas infantiles, no guarderías en las que aparcar a los niños. Escuelas donde hay espacio para las familias. Escuelas donde se crea tejido social. Escuelas humanas, libres de hacinamiento. Escuelas de cariño, de respeto, de acompañamiento y respeto de la singularidad de cada niño. Escuelas de la creatividad, de la libertad, escuelas en las que los niños y las niñas aprenden a ser ciudadanos, a cimentar la base de su personalidad, a no tener miedos.

Y por este motivo, precisamente, echo de más una administración despreocupada por las niñas y niños en general y, en especial, por los de una edad tan clave y vulnerable como la primera infancia.

Echo de más sus políticas de recortes absurdas. La manera en la que, sin ningún tipo de rubor, han decidido apartar de la educación infantil a las cooperativas de economía social sin ánimo de lucro y entregárselas al peor postor económico: el que menos ofertara por ellas, el más barato, el que menos entendiera lo que es una escuela, el que no tiene reparos en abrir una escuela en septiembre con las aulas vacías y menos y peor pagados profesionales.

Echo de más un gobierno que desprecia a las familias y se sirve de reducir la deuda a costa de nuestro trabajo y esfuerzo, ya que impunemente sube las tasas hasta un 175% haciendo recaer un 90% de la financiación de las escuelas en las familias a través de las cuotas. Y lo que es mucho peor, dejando fuera de la educación a miles de niños y niñas que no pueden pagar su plaza en las escuelas. YOS la llaman publica.

Y tanta nostalgia nos llevó hace ya casi un año a crear la plataforma NO ME BAJO DE LAS NUBES. Un grupo de familias, educadoras, vecinos, amigos… unido para reclamar el sitio que la educación de nuestros hijos se merece. Un grupo que no se ha hartado ni se hartará de salir a la calle, a las plazas, a los medios, a los plenos… a decir bien alto que una sociedad que mire hacia el futuro lo ha de hacer, ineludiblemente, empezando por la educación de los más pequeños. Pequeños y pequeñas ciudadanas del mañana.

 

Madrid también nos echa de menos. Ganemos Madrid.

Hanan Dalouh Amghar.

#nomebajodelasnubes

La nada

Un rincón de la E.I. Las Nubes (foto tomada el 5/sep/14)

nada.

(Del lat. [res] nata, [cosa] nacida).

1. f. No ser, o carencia absoluta de todo ser

Nada es una negación. Nada es la ausencia o falta de existencia de cualquier cosa. El año escolar comienza en la Escuela Infantil Las Nubes -la única escuela infantil pública de todo el distrito Retiro- sin nada, completamente desprovista de material para los niños. Por poner un ejemplo, una de las clases de 2-3 años tenía hoy por todo material en el aula:

– 5 coches de plástico

– 1 rampa de juguete para coches de plástico

– 1 trozo de papel con ceras

– 4 ó 5 puzzles idénticos de menos de 6 piezas (y palito para coger cada pieza)

Apartados del alcance de los niños había:

– 1 cocinita (a la que ningún niño se acercó porque no se veía)

– 1 caja con libros encima de una estantería (a la que nos niños no llegaban ni podían ver)

Las luces del aula estaban dadas en plena mañana y los estores bajados sin razón aparente (las clases terminaban a las 11h y a esa hora todavía no entra el calor)

Al parecer la nueva empresa responsable de la gestión del centro está pendiente de recibir mayor dotación de material didáctico por parte del Ayuntamiento en Noviembre, porque ahora no hay nada.

Y al parecer los miembros del equipo educativo del centro han pedido a la empresa responsable de la gestión del centro, que les faciliten algo más de material, aunque todavía no ha llegado nada.

Nada. Nada es lo que les importa a las autoridades de nuestra región la educación infantil de nuestros hijos. Nada es el esfuerzo que han hecho por proteger las escuelas que funcionaban bien y contribuían a tejer una red social en los barrios. Nada es el caso que nos han hecho cuando les pedíamos que no dejaran a los niños solos y a merced de cualquier empresa mediante una ridícula concesión de un año. Nada les ha impedido desproveer a una escuela con más de 10 años de vida de toda su esencia, del ser que le daba vida: la existencia de familias y profesionales comprometidos con la educación de los niños desde el amor, el respeto y el acompañamiento. Nada es lo que le ha importado a la nueva empresa gestora del centro abrir las aulas en septiembre a los niños con las manos vacías.

Nada es la ausencia de ser. Y da un poco igual que la escuela estuviera llena de cosas. Si no hay una comunidad educativa dispuesta a sacrificarlo todo por el bien de los niños, si confiamos su educación a empresas que buscan hacer buenos negocios y lucrarse, si dejamos que las autoridades destruyan los principios más elementales de equidad, inclusión y calidad de la enseñanza. Si no hay nada de eso, las escuelas dejan de ser escuelas.

Llamémoslo cualquier cosa, pero no lo llamemos escuela ni lo llamemos educación.

#nomebajodelasnubes”

Enlace

Las familias pagan el 70% de lo que cuesta la gestión privada de guarderías públicas en Madrid – elDiario.es

Nubes-Consejeria-Educacion-Pablo-Sansurjo_EDIIMA20140626_0612_16

Leer artículo en ELDIARIO.ES

Las familias que inscriban a sus hijos e hijas en la red de escuelas infantiles públicas de la Comunidad de Madrid van a cargar desde el próximo curso con la mayor parte de la financiación. En un centro modelo de ocho aulas, el porcentaje que soportan –con las cuotas mensuales y los precios de comedor– alcanza el 72,34% de los cerca de 455.000 euros que cuesta mantener una guardería por curso escolar, según los pliegos de condiciones que regulan su adjudicación. El resto, algo más de 125.000, corre a cuenta de la Comunidad de Madrid.

La asimetría en la lógica financiera ha ido cayendo con el paso de los años del lado de las familias, que en 2004, cuando la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, puso en marcha la gestión indirecta de los centros de 0 a 3 años, solo asumían un 33% del coste total del servicio por año. Cinco años después, ese porcentaje se abultó hasta el 60%. Según datos de los pliegos de condiciones de este año –que regulan la gestión desde 2014 a 2019–, las arcas regionales solo aportan un 27,66% del presupuesto necesario para el mantenimiento de este tipo de modelo.

Pocas escuelas infantiles gestionadas por cooperativas de educadoras han sobrevivido a la criba del último concurso público, celebrado el pasado mes de julio. Ni del Ayuntamiento de Madrid, ni tampoco en la Comunidad. En la región, de los 11 centros educativos que han concursado, solo cuatro continuarán cinco años más en manos del mismo equipo. Pero el precio a pagar por seguir adelante con su proyecto educativo es cada vez más caro.

Desde que la región diera el pistoletazo de salida al modelo de gestión indirecta en el tramo 0-3, las claúsulas que determinan la adjudicación de los centros a la empresa o cooperativa ganadora del concurso han sufrido modificaciones muy significativas. Tras 10 años con estos conciertos en marcha, el Gobierno del Partido Popular ha transformado por completo –y casi a modo de laboratorio– la fisionomía de toda la red sostenida con fondos públicos. Pero, ¿qué es lo que ha cambiado?

Sigue leyendo

“Un paseo por Las Nubes”, o como contarle a los niños el cuento de la Pública

elpais_reportaje-lasnubes_web-2014-MONICA-CARREÑO

Foto de Francis Tsang, sacada del reportaje de EL PAIS , UNA “GUARDERíA” CON CIMIENTOS

 

PDF con el reportaje

Había una vez, junto a las vías del tren, una escuela infantil que se llamaba Las Nubes. Era grande y tenía un hermoso jardín con un laberinto, una casita de madera, toboganes y un huerto en el que crecían fresas, rabanitos y lechugas entre otras cosas. En el interior, una larga rampa recorría la escuela. Por ella, los niños subían a toda prisa a las clases de los Búhos o de las Ardillas, que estaban en el segundo piso, o bajaban corriendo a la sala de colchonetas. Pero lo mejor de la escuela eran las profesoras y la gente que trabajaba allí: Rosa, Sara, Tania, Marta, Puri, Mari Ángeles, Ana, Cecilia, Mónica, Marisa, Marisol, Maribel, Rebeca, María José, Bea… A Pilar, la directora, le encantaba pasar largos ratos en las clases. Conocía los nombres de todos los niños y niñas y los de sus padres y madres. Los niños eran muy felices en Las Nubes. Aprendían jugando, creando, experimentando, pintando como Pollock, embadurnándose de harina unos a otros, escuchando cuentos, cantando, regando el huerto…A veces, si a un amigo no le apetecía mucho comer, el de a lado le ayudaba, y si discutían, lo arreglaban sin pegarse. También eran conocidas en Las Nubes las fiestas que allí celebraban padres, niños y educadoras, en las que nunca faltaban brochetas de fruta o las actuaciones de las Alaska Pikler Band.

Unos señores que mandaban mucho decidieron que iban a hacer concursos que consistían en que el equipo de profesores que mejor cuidara a los niños se quedaría con la escuela. Como el equipo de profesoras de Las Nubes era el mejor, siempre ganaba los concursos. Y así pasaron diez maravillosos años.

Sigue leyendo

Enlace

La cooperativa de Las Nubes gana en proyecto educativo, pero es demasiado cara para Ana Botella

Leer aquí la noticia de ELDIARIO.es

Padres y madres explican en video los peligros de las subastas de las escuelas infantiles:

#nomebajodelasnubes – ¿Qué se pierde? from Las Nubes on Vimeo.

La cooperativa de profesores que dirige Las Nubes desde hace una década ha obtenido la mejor puntuación de las 12 aspirantes en el capítulo de proyecto educativo. “Pero somos los últimos en la oferta económica así que hemos perdido la escuela”, valora la todavía directora de la guardería, Pilar García, nada más conocer los resultados. Los profesores habían conseguido paralizar a finales de junio la adjudicación iniciada por el Ayuntamiento de Madrid mediante un recurso ante el Tribunal Administrativo de la Contratación Pública. En poco más de 15 días, este organismo se ha declarado incompetente y el Ayuntamiento ha acelerado la subasta.

Sigue leyendo